Descubierto en Castelldefels un esqueleto de una especie extinguida de rinoceronte hace 160.000 años

El hallazgo se ha hecho precisamente en el yacimiento llamado Cova del Rinoceront • Las excavaciones están financiadas por el Ayuntamiento de Castelldefels y el Servicio de Arqueología y Paleontología de la Generalitat
Investigadores del grupo de investigación del Cuaternario-SERP de la UB han descubierto en Castelldefels un esqueleto de rinoceronte de unos 160.000 años de antigüedad, perteneciente a una especie ya extinguida (Stephanorhinus hundsheimensis) y que sería similar a los actuales rinocerontes negros africanos. El hallazgo ha tenido lugar precisamente en la llamada cueva del Rinoceronte, un yacimiento donde en 2015 ya se habían encontrado dos esqueletos de esta especie animal.Los restos incluyen las dos extremidades anteriores, las costillas, parte de la columna vertebral y el cráneo con las dos mandíbulas. Los investigadores suponen que el animal probablemente cayó de manera accidental en la cueva del Rinoceronte, donde murió al quedar atrapado. Sus dientes indicarían que era un animal joven, de unos 7 años de edad, ya que todavía presenta parte de la dentición de leche. Su esqueleto muestra que eran animales adaptados a la carrera y que vivían en espacios abiertos.

“Los hallazgos en la Cueva del Rinoceronte, dentro del mundo científico, acostumbran a ser muy importantes y nos cuentan la historia y la prehistoria de nuestro municipio. Nos dan muchísima información además del orgullo de contar con un yacimiento tan enriquecedor”, valora la alcaldesa de Castelldefels, Maria Miranda (PSC). “Desde hace mucho tiempo firmamos diferentes convenios con la UB para poder continuar haciendo esta investigación científica y sobre todo colaborar con la difusión de todos los hallazgos y la reconstrucción de los esqueletos que se van encontrando”.

La concejal de Organización y responsable del Archivo Municipal, Lourdes Armengol (ERC), pone en valor el hecho de tener “una cueva muy importante para la diversidad de animales que se recogen y también por el período al que corresponden estos hallazgos, muy poco habituales en la península ibérica”.

La cueva del Rinoceronte es un yacimiento arqueológico que presenta una larga secuencia cronológica que abarca desde los 200.000 hasta los 80.000 años de antigüedad. En la cuenca mediterránea son muy escasos los yacimientos de este periodo con una secuencia estratigráfica tan completa y, de momento. En el yacimiento hay una gran cantidad de restos de fauna en un excelente estado de preservación. En el año 2012 se descubrió un esqueleto de una cría de elefante, y 2015 dos esqueletos de rinocerontes jóvenes. Parece ser que esta cueva del Garraf funcionó como una trampa natural para muchas especies de fauna, especialmente para los animales más jóvenes y inexperimentados, que caían a la cueva. En este yacimiento también se han recuperado varias restos líticos.

Actualmente la cavidad se encuentra seccionada verticalmente debido al último frente de explotación de la cantera de ca n’Aymerich de Castelldefels. La extracción de piedra caliza ha desfigurado enormemente el relieve original y ha destruido la mayor parte de la portada del, así como la entrada originaria. Por este motivo actualmente se accede a la cavidad para un andamio que permite desarrollar los trabajos arqueológicos.

Los restos se extraerán de la cueva este verano y posteriormente serán estudiadas por los investigadores. El Ayuntamiento de Castelldefels, prevé la realización de una exposición en el municipio sobre el yacimiento de la portada en la que se puedan ver parte de los esqueletos encontrados en las excavaciones arqueológicas.

Las excavaciones arqueológicas forman parte del proyecto Los cambios climáticos durante el pleistoceno superior en la costa central catalana y el impacto en las poblaciones neandertales y humanos anatómicamente modernos que se lleva a cabo desde el Grupo de Investigación del Cuaternario-SERP de la Universidad de Barcelona, encabezado por los investigadores Joan Daura (Universidad de Barcelona) y Montserrat Sanz (Universidad Complutense de Madrid). Las excavaciones están financiadas por el Ayuntamiento de Castelldefels y el Servicio de Arqueología y Paleontología de la Generalitat de Catalunya.

 
 
Ajuntament de Castelldefels
Ajuntament de Castelldefels
Castelldefels Turisme