Municipales’19 – Sílvia Soler, Castelldefels per la República (Primàries)

La candidata que encabeza la lista Castelldefels por la República-Primarias de Cataluña es Sílvia Soler.

Nació en el barrio barcelonés de Sant Antoni, donde vivió la infancia y la adolescencia, y, tras una etapa en Poble Sec, en 2003 se instala en Castelldefels, donde vive desde entonces. Ha estudiado Filología Catalana, y trabaja en el Termcat, organismo autónomo de la administración que estudia la terminología, y desde hace más de 12 años colabora con Clínica Castelldefels, donde coordina diversas tareas. Hasta ahora ha coordinado la ANC de Castelldefels. Es divorciada, sin hijos.

A continuación, un extracto de la entrevista, cuyo vídeo puede ver íntegramente.

—¿Cuál es la primera medida que adoptaría en caso de que llegara a ser alcaldesa de Castelldefels?

— No me lo he planteado. Dar las gracias a la gente que me acompaña en este camino e intentar llevar a la alcaldía de Castelldefels lo que decida nuestra asamblea de electores. Yo soy un instrumento más de esta asamblea. Estoy aquí para dar voz a las quinientas personas que están detrás. Haría esto, escuchar a mi asamblea y tomar las decisiones que mi asamblea acuerde.

—¿Qué película le ha hecho llorar?

— La película sobre Salvador Puig Antich, muchísimo. Recuerdo el día que la fui a ver al Metropol … Era uno de esos llantos que no puedes sostener.

—¿Qué es en lo primero que se fija cuando conoce a alguien?

— En los ojos. Creo que la mirada de una persona transmite muchas cosas. Me gusta mirar a los ojos para ver si la gente es honesta, sincera, si tiene vida..

—¿Qué hay que hacer para conquistarla?

— Ser honesto y sincero. Y amarme sólo el cincuenta por ciento de lo que amo yo, que soy generosa en las relaciones, tanto de amistad como de pareja.

—¿Cuál de los 7 pecados capitales comete con más frecuencia? ¿Lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza, gula?

— No soy creyente, de entrada, aunque me eduqué en una escuela religiosa, porque en aquellos momentos no había mucha enseñanza pública. Diría que quizá sí algún pecado cometo es la ira. Hay cosas que me provocan ira, la injusticia, sobre todo. La sé controlar, pero… Pereza, gula… no. Envidia, tampoco: soy feliz si la gente a quien quiero tiene lo que necesita o lo que quiere.

—  ¿Cuál es el último concierto de música al que ha asistido? Y qué canción levanta su ánimo?

— El último ha sido el de un buen amigo mío, Eduard Iniesta, el Luz de Gas, hace pocos días. Y Txarango me ayuda a subir los ánimos: es vida pura, energía…

— Le entristece, le pone de mal humor …

— Me entristece la pérdida de alguien a quin amas. Estos días estoy triste porque he perdido mi padre hace muy poco. También me entristece la mentira, el sufrimiento de la gente, el hecho de que la gente no me vea de la manera que soy. Y me pone de mal humor trabajar sin unas líneas estratégicas, escuchar mucha mentira en los medios … la ciudadanía no se merece estas faltas de respeto.

—¿Qué es lo que no haría nunca por amor?

— Dejarlo todo. Por amor hago muchas cosas, pero no lo dejaría todo. Soy una mujer libre, independentista y republicana … no dejaría nada por amor.

— Aprovecha los momentos de soledad para…

— Tengo unos cuantos de esos momentos, porque tengo familia y muchos amigos, pero vivo sola. Intento hacer cosas que me relajan y me gustan, cocinar, leer, escribir, tengo una novela a medias, también escribo poesía. Caminar también me gusta mucho. Hago y he hecho todo tipo de deporte.

— ¿Qué libro volvería a releer?

— Muchos. Soy una apasionada de Montserrat Roig, de la poesía de Joan Margarit…. Me gusta Forcano. Y Stefan Zweig: releer “Veinticuatro horas en la vida de una mujer”, por ejemplo. O las “Cartas al joven poeta”, de Rilke. Hay tantos, y me gusta tanto leer. Un buen libro siempre se merece una relectura.

—¿Qué espacio o rincón de Castelldefels le trae un buen recuerdo?

— Todos, pero… quizás la playa. He pasado momentos bonitos, con los amigos, pescando, por la noche, cenando a la orilla del mar. Soy una mujer de mar. Me siento bien.

— Señale una virtud y un defecto de Castelldefels.

— ¿Una virtud? La proximidad a Barcelona. Es una ciudad que no está tan bien comunicada como necesitaríamos, pero estar tan cerca de Barcelona permite trabajar allí y vivir aquí con mucha facilidad. Y el defecto que tiene para mí Castelldefels es que todavía no hemos conectado los barrios como toca. El centro tiene un peso demasiado importante, está desconectado de la playa. No tenemos el municipio interconectado, ya veces la gente de la playa y la gente del pueblo no piensa lo mismo. Es un problema que creo que no nos ayuda.

 
 
Ajuntament de Castelldefels
Ajuntament de Castelldefels
Castelldefels Turisme