Municipales’19 – David Grau, Units per Castelldefels

El candidato que encabeza la lista de Units per Castelldefels es David Grau.

Tiene 51 años. Está casado y es padre de dos hijas. Desde 1997 se dedica a la política. Ha sido concejal en el Ayuntamiento de Castelldefels, tanto en la oposición como en el Gobierno, bajo las siglas de CiU. Militante de Units per Avançar (el partido surgido de la desaparición de Unió Democràtica de Cataluña), Grau lidera Units per Castelldefels, donde confluye con otras dos formaciones: Lliures y Convergents. Es trabajador autónomo; actualmente, agente de seguros y servicios financieros.

A continuación, un extracto de la entrevista, cuyo vídeo puede ver en su integridad.

— ¿Qué es lo primero que haría como alcalde de Castelldefels?

— Tratar de formar un gobierno con la más amplia mayoría posible, independientemente de ideologías. Teniendo en cuenta las líneas rojas, trataría de hacer un equipo de Gobierno potente y que trabajara por la ciudad. Lo que dicen algunos que cuando sea alcalde haré tal… Creo que se debe respetar lo que hay, se deben probar las cosas, y si hay que cambiarlas se cambian. Aseverar aquello de lo primero que haré será cambiar… bueno, ya sabemos de qué hablamos, el sentido de la avenida de la Pineda. La obra ya está hecha; por lo tanto, vamos a ver cómo funciona y, si funciona, dejémosla. Yo no habría proyectado esta avenida con un sentido único y exclusivo. Yo no. Ahora bien, miremos si funciona y, si no, se puede revertir, no hay ningún impedimento. Tenemos que pensar en Castelldefels.

— ¿Qué película le ha hecho llorar?

— “West Side Story”. Hace años, no sé por qué. Estaría tierno, porque el otro día la volví a ver y no me cayeron las lágrimas. Me cuesta mucho llorar; tengo sentimientos, pero me cuesta expresarlos vía lagrimal.

— ¿Qué es en lo primero que se fija cuando conoce a alguien?

— En los ojos. Me gusta mirar a la cara, mirar de frente.

— ¿Qué hay hacer para conquistarle?

— No hacerme la pelota. Cuando he sido concejal, me venía gente… No me gusta que me adulen, ni en el plano profesional, ni en el personal. Con la adulación no me ganas. Prefiero un despropósito que una adulación.

— ¿Cuál de los siete pecados capitales comete con más frecuencia? ¿Lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza, gula?

— Diría que la barriga me tira. La gula.

— ¿Cuál es el último concierto de música al que ha asistido?

— Hará un par de años, en el Estadio Olímpico, en Barcelona. Fui a ver a Muse.

— Y, cuando tiene un día malo, ¿qué canción, qué artista le levanta el ánimo?

— Cualquier música. Me da fuerzas. Mucha gente me dice que no puedo meterme en el coche sin encender la radio. El único rato en que no escucho música es cuando voy en moto. Sin música no sé estar.

— Le entristece, le pone de mal humor…

— Actitudes de ciertas personas… actitudes antidemocráticas, ahora que estamos hablando de política. Sobre todo esto, la intolerancia.

— ¿Qué es lo que no haría nunca por amor?

— Poner los cuernos a mi mujer, por ejemplo.

— Aprovecha los momentos de soledad para…

— Para pensar un poco, o para desconectar, porque también tengo capacidad de poner en reset el disco duro. Lo que me relaja mucho es ir a hacer unas curvas, con la moto, subir a Begues a ver a mis sobrinos. Dar una vuelta con la moto me relaja mucho.

— ¿Qué libro volvería a releer?

— Un libro que leí de muy joven y que me gustó mucho: el “Mecanoscrit del segon origen”, de Manuel de Pedrolo. También debo decir, y sé que tiro piedras a mi propio tejado, que no soy demasiado de leer libros.

— ¿Qué espacio o rincón de Castelldefels le trae un buen recuerdo, y por qué?

— Ca n’Aimeric. Gracias al Gobierno anterior, del que fui partícipe, que lo inició, y del actual, que lo ha culminado, allí tenemos el cuarto instituto, la guardería … Antiguamente estaba allí el instituto Pablo Ruiz Picasso, que era provisional, en unos barracones, que es donde conocí a mi señora. Con ella íbamos a pasear por aquellos pinares.

— Señale una virtud y un defecto de Castelldefels.

— El entorno que tenemos, privilegiado. Y el defecto es que creo que no valoramos realmente lo que tenemos. Como lo tenemos al alcance, todos los que hemos crecido aquí no valoramos el entorno que tenemos, ni las posibilidades de este entorno, de disfrutarlo más.

 
 
Ajuntament de Castelldefels
Ajuntament de Castelldefels
Castelldefels Turisme